¿Sabes cómo surgieron las cajas fuertes?

941 260 573
¿Sabes cómo surgieron las cajas fuertes?

Si ya disfrutas de nuestras cajas fuertes en Logroño puede que te interese conocer el origen de estas aliadas fundamentales en materia de seguridad. De ser así, te invitamos a seguir leyendo.


Las primeras versiones datan de la Edad Media. Lo que se hacía por aquel entonces era reforzar los cofres de madera con bandas de hierro martillado. Era una técnica que respondía a razones meramente estéticas. Después se empezarían a fabricar cofres íntegramente con hierro fundido, algo ya más parecido a lo que tenemos en Blanco CerrajerosCon la llegada de la metalurgia en el siglo XVIII, las cajas de seguridad evolucionan valiéndose de los avances tecnológicos de la época. En 1826 en Nueva York, Jesse Delano patentó la llamada “caja a prueba de fuego”. Se añadía a la madera una solución de hidróxido potásico y alumbre. La caja se revestía con una mezcla de arcilla, cal, grafito y mica para hacerla incombustible. Hasta más allá de mediados del siglo XIX, los cofres de hierro siguieron siendo relativamente populares. Lo que ocurría es que su función era sólo la de aportar seguridad, ya que no eran ignífugos. 


En 1835, los hermanos ingleses Charles y Jeremías Chubb empezaron a fabricar cajas de seguridad de forma industrial. Sin embargo no fue hasta 1878 cuando el alemán Joseph Loch inventó la combinación mecánica de disco que utilizamos en nuestras cajas fuertes en Logroño. En 1886, Henry Brown patentó su caja de almacenamiento y conservación de documentos de metal forjado y con cierre de llave. A partir de ahí, la caja fuerte iría evolucionando hasta nuestros días cada vez con sistemas de seguridad más sofisticados. 

haz clic para copiar mailmail copiado